martes, 3 de mayo de 2011

Nueve de la mañana, resaca al despertar. El cartero está en la puerta y tú tienes que firmar. Ojos legañosos, sorpresa en tu mirar, la carta está en la mesa, el cartero se ha ido ya... Un remite conocido, un remite de mujer, una noche de verano, de lujuria y de placer. Cuántos años han pasado, por lo menos serán 10.. Ay! qué rica que estabas, qué dirás en tu papel!

Querido Daniel:
te extraño mucho, me acuerdo bien
De tu cara, de tus pelos, de tus.. pieles
A ver si nos vemos algún día,
en tu casa o en la mía
cuídate y escríbeme


Llego tan a ti que la tienes que volver a escribir. Qué tal? Mejor voy allí. Te pido de rodillas, que me lo hagas repetir, no aguanto más, me voy a su ciudad, sólo tengo un día, había podido coger más... No me la imaginaba, mejor de lo que pensaba. Unos con fiebre en la cama y otros salen de marcha. Vía libre abierta, queda una duda incierta, no quiero cagarla, ya veremos lo que pasa... Al final me voy ¿Te veo en otra ocasión? Dos besos, ¿Sólo eso?, "Sigue escribiendo y adiós"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El amor es como una goma elástica que dos seres mantienen tirantes sujetándola con los dientes.
Un día, uno de los que tiraban se cansa, suelta, y la goma le da al otro en las narices.